+52 (222) 842 8434

Teléfono de asistencia:

Tres buenas excusas para visitar Londres

El 2011 será uno muy especial en Londres. Con el anuncio de la boda del Príncipe William con Kate Middleton para el 29 de abril próximo, la realeza británica se prepara para una muy relevante, no sólo por ser la boda de un futuro heredero al trono de la monarquía británica, sino que impacta además, la normalidad del diario vivir de los londinenses.

El carisma del príncipe y los recuerdos que trae el evento por la vida y muerte de su madre, Lady Diana de Gales, aportan un elemento adicional de sentimientos y emociones.

La boda de los padres del novio, el príncipe Carlos y Lady Diana de Gales aconteció el 21 de julio de 1981, fue vista por millones de británicos y visitantes de otras partes de Europa e internacionales. Lo que implica, que la boda del Príncipe William y Kate seguirá esa tendencia social que el pueblo en general celebrará con pomposidad y entusiasmo.

Han esperado 30 años para un evento de esta naturaleza. Quieren estar presentes para vitorearlos antes y después de la ceremonia nupcial que se llevará a cabo en la antiquísima Abadía de Westminster.

Susie Worthy, CEO de Noteworthy Events, una agente de viajes especializada en el mercado de Inglaterra, ha señalado que la demanda por cuartos de hoteles y reservaciones para las semanas cercanas a la fecha de la boda está "por los cielos". Por consiguiente, han aumentado considerablemente los costos de los hoteles en la periferia de la Abadía y en otras áreas de la ciudad. Igualmente aumentarán los costos de productos y servicios durante las semanas de actividades oficiales por la boda.

Si planificamos una visita a Londres para el 2011 es recomendable ir antes de abril o después de mayo. Muchos de los que visiten Londres para ver los eventos de la realeza generalmente permanecerán varios días adicionales para ir de turismo en la gran ciudad.

Esta cuenta con una amplia diversidad de atractivos turísticos para todas las edades y preferencias que están en óptimas condiciones por dos motivos principales.


Los Juegos Olímpicos

Primero, el 6 de julio de 2005, el Comité Olímpico Internacional (COI) seleccionó a Londres como sede de las Olimpiadas XXX a celebrarse en el verano del 2012. Consecuentemente, se comenzó un abarcador programa para el acondicionamiento de la ya bella ciudad.

Se revitalizaron monumentos y lugares emblemáticos, se mejoraron avenidas y los sistemas de transportación, incluyendo el metro, conocido localmente como el Underground o The Tube. Estos, entre otros esfuerzos para el mejoramiento general de la ciudad.

Segundo, el 2012 será un año importantísimo, pues la Reina Isabel II celebrará su Jubileo de Diamantes. Se realizarán eventos conmemorativos y se declarará un día festivo adicional en honor al sesenta aniversario de su subida al trono.

En resumen, ya Londres espera gustosamente por visitantes que admiren sus hechizantes encantos y privilegiada oferta turística. Ya sea que la visiten por lo eventos de la realeza o por las olimpíadas. Dependerá de los intereses turísticos o deportivos de los futuros visitantes. Lo que muchos conocedores de turismo están de acuerdo es que Londres es uno de esos destinos que no se deban omitir al visitar el Viejo Continente.

Si su interés es visitar algunos de los múltiples lugares turísticos, a continuación comparto algunas experiencias de una visita reciente a esta ciudad. Entre otros visité el Big Ben, el Puente de la Torres (London tower Bridge), la Rueda del Milenio (London Eye) y el Palacio de Buckingham, por mencionar algunos.


Trasladarse a través de la ciudad utilizando el sistema de metro, The Tube, es una alternativa genial, práctica y económica. Se compone de 274 estaciones y recorre sobre 400 kilómetros en el que se transportan tres millones de usuarios diariamente. La red del metro y autobuses les permite tener acceso a cada sector de la populosa ciudad.


El Puente de la Torre

Visité este legendario puente para ver una construcción que actualmente sigue en perfecto estado y funcionando como el día de su inauguración el 30 de junio de 1894. El puente tiene una longitud de 244 metros sobre el río Támesis y dos torres de 65 metros de alto cada una. Las torres son idénticas y sirven de apoyo a los cables de acero que soportan la enorme obra de ingeniería por donde discurren varios carriles para vehículos y peatones.

Me pareció fascinante pensar y ver funcionando su sistema mecánico que permite que toda su longitud sobre el Támesis se pueda levantar. Se divide en dos mitades para dar paso a embarcaciones cuyo tamaño les impide pasar por debajo del centenario puente.


Tener la capacidad de mover el colosal peso de esos carriles tan anchos en pocos minutos me pareció algo impresionante para una obra de ingeniería de 1894. Aparte de su elaborada y hermosa fachada, su funcionamiento es admirable.


Palacio de Buckingham

Los palacios europeos siempre me han impresionado por su gran tamaño y majestuosidad y porque en las Américas son casi inexistentes. El Palacio de Buckingham es la residencia oficial de la monarquía británica desde el 1837 y tiene 775 cuartos o salones. Se utiliza principalmente para ceremonias y visitas de Estado y es la residencia de la reina Isabel II. Como si fuera poco, en él se mantiene la colección real de arte (Royal Collection) cuyas piezas se exhiben al público ciertos días y horarios especiales. El frente del palacio es un lugar de reunión de turistas y locales por igual, especialmente, en los horarios del cambio de la guardia real y en momentos festivos.


La rueda del Milenio

Esta monumental rueda de observación se inauguró con la llegada del nuevo milenio. La misma está situada en la orilla sur del Támesis, frente al Parlamento de Westminster. Ha ganado popularidad entre los visitantes, tanto que se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de la capital británica.

En los diez años de operación la han visitado 36 millones de personas. La misma consta de 32 cápsulas con paredes de cristales y capacidad para 25 visitantes cada una. Mientras la rueda gira, unas cápsulas suben mientras otras bajan. Al inicio, cada cápsula se mueve hasta llegar al punto más alto que está a una altura de 135 metros. Completar la vuelta toma 30 minutos, pero la experiencia y vista panorámica espectacular quedará grabada en sus mentes una eternidad.

Originalmente la Rueda estaba prevista para ser utilizada por cinco años, sin embargo, obtuvo una extensión de uso hasta el 2025 debido al éxito obtenido Una situación similar ocurrió en París con la Torre Eiffel. Se construyó para la Feria Mundial de 1889, sin embargo, en la actualidad sigue siendo una de las atracciones más populares, aún 122 años después.


Almacenes Harrods

Para variar un poco los recorridos turísticos, qué mejor que una visita a una de las tiendas por departamentos más grandes y elegantes de la ciudad: Harrods.

Esta enorme y lujosa tienda está situada en la calle Bomptom en el centro de la ciudad. Se puede llegar fácilmente en The Tube al tomar la línea Picadilly hasta la plataforma de la estación Knightsbridge.

Harrods tiene cinco pisos que ocupan una superficie de 16 mil 722 metros cuadrados. Uno de sus dueños era el magnate egipcio Mohamed Al-Fayed, padre del que fuera novio de Lady Diana y que murió junto a ella en un fatídico accidente automovilístico.


En el inmenso sótano de la tienda puedes encontrar diversidad de restaurantes, frutas y vegetales exóticos, vinos y recordatorios con el emblema de la tienda, entre otros.

Visitar Harrods es una experiencia única, sin mencionar la variedad de relojes, abrigos y prendas cuyo costo puede exceder los cientos de miles de dólares y algunos muy especiales, millones. La bonanza económica de China, India y Singapur, en especial, ha favorecido el turismo de asiáticos del alto poder adquisitivo hacia Londres. Son ellos los clientes con más demanda por estos costosos artículos.

En conclusión, ¿cuándo debemos visitar Londres? ¿Para los actos de la realeza, olimpismo o turismo tradicional? Cada visitante deberá decidir según sus intereses. De lo que no hay dudas es de que Londres está embellecida y preparada para los nuevos turistas hace ya algún tiempo.

 

Visit London

>